Sánchez-Reyes señala «desinterés y falta de liderazgo» del alcalde por el empleo ante la fusión de CaixaBank y Bankia

Publicado el 21 de septiembre de 2020


Una vez puesto en marcha oficialmente el proceso de fusión entre las entidades bancarias CaixaBank y Bankia, la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes, ha lamentado «la falta de previsión, la falta de implicación y de visión de futuro, la falta de liderazgo y de puertas a las que llamar fuera de Ávila por parte del alcalde de la ciudad» para «hacer gestiones en favor de Ávila y los abulenses una vez que cristalice la fusión».

Explica Sánchez-Reyes que, en la Junta de Gobierno Local del pasado 10 de septiembre, preguntó al primer edil sobre este importante tema, «ante lo que respondió con el mismo desinterés como si le hablara de un asunto que no fuera con él, demostrando una vez más la poca implicación que demuestra en asuntos de vital importancia para muchas familias de nuestra ciudad».

Considera la portavoz del PP que «el mantenimiento de oficinas, de puestos de trabajo, la ocupación de locales y la atención presencial a los vecinos son aspectos que conciernen a muchísimos abulenses, por lo que lo normal sería que la primera autoridad municipal hubiera tomado alguna iniciativa».

En aquella Junta de Gobierno el regidor se limitó a decir, como recoge el acta, que «entendía que â??no era momento para hacer ninguna pesquisa o mantener una conversación formalâ??, puesto que en la fecha de aquella sesión de la Junta de Gobierno la fusión no había sido aprobada, aunque aseguró que estaría vigilante y ocupado sobre el asunto como imaginaba que lo estaría el Gobierno de España para garantizar el empleo». Para la portavoz popular, por tanto, «se limitó a echar balones fuera o a colgarlos del tejado de otras administraciones».

Vaticina Sánchez-Reyes que, como máximo, «el alcalde se ceñirá a decir que ha enviado una carta al director de la nueva entidad, como hace con todos los temas de relevancia, para cumplir el expediente y aparentar que hace algo ante la opinión pública con cero resultados reales».

Desde el Grupo Municipal del PP ya se pidió al equipo de Gobierno, en la Junta de Gobierno del 2 de julio, que se interesase por la situación de la ciudad ante el cierre, anunciado en aquel momento, de varias oficinas bancarias acelerado por la crisis del coronavirus. Para los ediles populares, cierre de oficinas «supone peor atención al público, al tener un lugar menos donde ir presencialmente. Además, hay un sector de población que por edad u otras circunstancias no maneja las herramientas digitales y necesita atención personal».

Ya entonces se cuestionó al alcalde si se habían solicitado medidas compensatorias por el Ayuntamiento a las entidades bancarias concretas por tal decisión de cerrar sucursales, ante lo que el primer edil dio una respuesta muy poco ambiciosa y nada reivindicativa. Como consta en el acta, el regidor se limitó a decir que «se trata una cuestión que pertenece a la organización privada de estas entidades, aunque en el caso particular de Bankia y, dada la situación de rescate que sufrió esa entidad, se ha pedido que se sea especialmente sensible a la hora de adoptar decisiones.»